ACCIDENTES DE MONTAÑA

C Cómo prevención: Escoja bien sus excursiones: elija la zona adecuada; no sobrevalore sus fuerzas y nunca salga solo sino con compañeros experimentados. Utilice mapas y libros y si es necesario, a los guías profesionales de montaña. Avise a dónde va y cuándo piensa regresar a su familia, amigos, Guardia Civil o en el Ayuntamiento del último pueblo. Consulte las previsiones meteorológicas y de aludes. Atención a las tormentas en los barrancos. Piense que los cambios bruscos de tiempo son frecuentes en la montaña y lo fácil se vuelve difícil y peligroso; aprenda a desistir. Lleve siempre equipo suficiente y adecuado: saco de dormir, anorak y plumífero son casi imprescindibles, es conveniente incluir silbato, linterna y teléfono móvil. El conocimiento de la montaña y su técnica sólo se adquieren con una larga y prudente práctica. No tenga prisa ni llegue nunca a la extenuación. Lleve siempre comida ligera y aliméntese a menudo efectuando cortos descansos en lugares abrigados. En zonas fáciles también hay peligro: no olvide su seguridad. Cuando alcance la cima, recuerde que la excursión acaba en el valle; guarde fuerzas para el regreso. Cuide la montaña: es de lo poco grandioso que todavía nos queda. Sea montañero de verdad. Si no sube hoy, subirá mañana. Si se accidenta es posible que no suba nunca. Desprendimientos Infórmese de las zonas con peligro de desprendimientos o deslizamientos de laderas. Si atraviesa una zona con peligro de desprendimiento, pase con cuidado y poco a poco. Si circula por autopistas, carreteras o pistas forestales con riesgo de desprendimientos, conduzca con cuidado.
Visto 1233 veces